III. ¿Cómo hacer que la pena por delito sea distinta (Mayor, menor o, incluso, que se extinga)? Las Agravantes

Después de los posts en los que te explico las otras circunstancias que nos permitirán modificar la pena, ya sea rebajándola (haz clic aquí) o, incluso, extinguiéndola (haz clic aquí) hoy voy a explicarte en qué consiste eso de las Circunstancias Agravantes de un modo sencillo y comprensible.

¿Por qué debo conocer cuáles son esas circunstancias?

Porque se te podrían aplicar (si estás siendo acusado de un delito) o porque tú podrías solicitarla en contra del acusado (si eres la víctima del delito).

¿En qué consisten estas circunstancias?

Son situaciones concretas del delito cometido que harán que se pueda imponer una pena mayor.

¿Cuáles son esas circunstancias?

Son las siguientes:

  • Cuando la persona acusada haya actuado con “Alevosía”. Esto es la adopción de medidas que le permitan al acusado asegurarse que puede cometer el delito sin que exista riesgo para él.
  • El abuso de superioridad. Es parecido a la anterior pero se da cuando la víctima se encuentra indefensa y se puede dar en cualquier tipo de delito (además de en los delitos contra las personas).
  • “Disfraz”. Esto consiste en el uso de cualquier medio o procedimiento por el que se oculte, enmascare, o desfigure la cara de la persona que comete el delito. También podría consistir en la modificación de la ropa o de cualquier otro elemento del aspecto de la persona, que dificulte que pueda ser identificado.
  • Aprovechar el auxilio de otras personas.
  • Abusar de la confianza de otra persona para cometer el delito.
  • Cometer el delito a cambio de algo (esto es lo que se conoce como precio, recompensa o promesa).
  • Cuando se comete el delito por motivos racistas, de ideología, religiosos, de creencias, por su nacionalidad, sexo, orientación e identidad sexual, enfermedad o discapacidad.
  • Cuando se aumente el daño de la víctima de una forma exagerada y esto no sea necesario para llevar a cabo el delito.
  • Cuando quien lo cometa, abuse de su condición de trabajador público.
  • Haber cometido más delitos anteriores que sean similares (“reincidencia”). Hay que tener en cuenta que también se tienen en cuenta los delitos cometidos en otros países de la Unión Europea.

¿En qué me afecta en concreto que se me aplique una “agravante”?

Imagina que se nos acusa de un delito de Estafa. Este delito lleva aparejada una pena que puede ir desde uno hasta tres años. Si se nos aplica una o más agravantes podrán castigarnos con una pena que podría ir entre un año y medio y tres años.

¿Quieres que hablemos de tu caso? Llámanos. Estaremos encantados de atenderte.

Tfno. 954 659 209 o info@pelaezruizabogados.es

 

Que tengas un estupendo día!

Entradas relacionadas

Deja un comentario